Reloj
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Administradores
Señor de los Vampiros. Demonio Mayor
Últimos temas
» Saludos
Mar Ene 01, 2013 1:38 am por Elwen Noldorin

» Holaa
Miér Abr 06, 2011 5:39 pm por Aradia Coledrige

» .:: | Mi Taller | ::.
Lun Abr 04, 2011 11:44 am por Elvanshalee Gellaer

» NUEVA COMUNIDAD "No More Heroes"
Dom Nov 21, 2010 3:38 pm por luislegrand

» Notificación de Agradecimiento e Invitación
Dom Nov 21, 2010 3:32 pm por luislegrand

» Me presento
Vie Oct 29, 2010 6:46 am por Garrett

» Re-escribiendo Warlords
Miér Oct 20, 2010 10:07 pm por Drina Criztallo di Hyel

» SEGUNDO LLAMADO PARA SERGE!!!
Lun Oct 18, 2010 6:14 pm por Black_Cat

» Escarlata y Plata [Privado]
Vie Oct 15, 2010 7:26 pm por Runa

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 18 el Lun Jul 01, 2013 1:05 pm.

~Despertar

Ir abajo

~Despertar

Mensaje por « Sebastian Goro ♏» el Mar Ago 03, 2010 6:15 am

"...Cuentan las historias más antiguas de los pueblos, que hace miles de años, cuando aun Middangeard era joven y el prospero reino elfico de Belfalas fue tomado por los Daimanions, que una estrella oscura, como ninguna otra, brillante en su abismal resplandor, tan colosal y abominable que incluso el firmamento le temió y aparto a los astros de su camino, descendió de los cielos en un sendero de muerte y caos; le llamaron la estrella de Abaddon. Se encerró en los confines más altos del mundo, en la cima de una torre tan alta que su final no se podía apreciar desde su base y, desde entonces, nunca nada mas volvió a entrar o salir de aquel lugar..."
-Anónimo, Cuento tradicional de Middangeard.
~Oh, pobres criaturas... después de todo este tiempo ¿aun continúan asesinándose entre hermanos? oh, miserables seres. Tan despojados de la verdad. Tan desdichados. Descubrirán, con el peor de los tormentos, quien es su verdadero enemigo. Ya es tiempo... oh, pobres criaturas.
_________________________________________________________________________

Las estrellas de aquella noche oscura en Caymo Abaddon brillaban con singular fuerza, como si intentasen advertir en intentos fútiles sobre un gran mal que pronto acontecería en las tierras libres. La tensión se sentía inusual en el ambiente, casi como si esta penetrase en los corazones negros y los espíritus corruptos de cada uno de los habitantes del maléfico imperio. Nubes negras, más que el mismo firmamento, se formaron en las alturas, jugueteando revoltosas entre sí, mientras relámpagos y truenos comenzaban a orquestar aquel abrumador silencio. No era una noche común en Caymo Abaddon, ni nunca más lo serian.

Los oscuros nimbos comenzaron a danzar en torno a una peculiar edificación, girando caóticas hasta formar un denso remolino alrededor a esta; extraño fue el lugar en el cual decidieron reunirse, no era uno visitado muy a menudo, era una abandonada torre, una que tenia consigo tanto misterio e historias como el mismísimo tiempo desde el cual se encontraba ahí, imperturbable. ¡la torre de la eternidad le llamaban!. Era delgada y fina, poco ostentosa, ruinosa y muy descuidada, pero su rasgo más peculiar era su descomunal altura. Tan alta era que ni siquiera desde las montañas más elevadas podía verse su final. Ni los alados dragones, bestias legendarias, alcanzaban a elevarse tanto como para poder presenciar su cúspide. Tampoco nunca nadie había logrado subir por esta; los mitos antiguos contaban que en su cima reposaba una estrella oscura, descendida de los mismos cielos, la cual celosa de su paradero, sello las entradas y nunca nadie más logro subir por esta. Solo cuando el siniestro astro decidiera bajar de su cima, seria cuando las puertas se volverían a abrir y, con esto, liberar de su confinamiento al más terribles de los terrores. En aquel paraje era donde los truenos y relámpagos crecían cada vez con más intensidad, ¿acaso los ancestrales relatos no eran falsos o inventos de los corruptos ancianos?

~Finalmente....

La tormenta que se había formado en torno a la torre se volvió sumamente violenta de golpe; rayos caían desde las alturas sobre la tierra, azotando moradas y cobrando vidas. El fuego no tardo en propagarse, formando un inmenso mar de flamas, que violentas abrasaban con la tierra alrededor de aquella ancestral construcción. El silencio y la tensión que habían reinado impasibles, fueron arrebatados en instantes, siendo reemplazados por gritos y caos. El desorden se propago por las calles del reino alto. Todo se detuvo unos momentos, las llamas se apaciguaron y los truenos cesaron.

~He despertado....

Entonces, los cielos se iluminaron como nunca antes se presencio en los oscuros parajes de Caymo Abaddon, propagándose una luz purpurea por sobre las nubes, proveniente de la cima de la torre, tan potente que ni el cubrirse los ojos podía evitar el dolor que su fulgurar producía. Pocos segundos duro aquel destello, cuando en un proceder abrupto, volvió a concentrarse en su origen, hasta desaparecer. Todo volvió a la normalidad por instantes, mas nadie recobro la calma, no después de aquello. Y bien hicieron. La tierra comenzó a temblar levemente, haciendo retumbar cada mínima roca que se encontraba en en Caymo Abaddon, produciendo un ruido tan fuerte y atemorizarte que ni el espíritu más valeroso podría haberse mantenido estoico, luego de eso... vino el caos. El suelo se remeció como nunca, derrumbando casas y agrietando calles, botando de sus pies a los desprevenidos y haciendo rugir a la misma tierra en dolor ante la brutalidad del terremoto. Tan rápido como vino, se fue.

El silencio macabro volvió a gobernar las calles de Caymo Abaddon, mientras los caídos buscaban salvar sus pertenencias o sus propias vidas, no existía amor, ni fraternidad en aquel reino maldito. Pero en todo aquel abismal vació sonoro, unas puertas rechinaron al abrirse, como hacia milenios que no ocurría... la torre de la eternidad había vuelto a abrir sus puertas, con todo lo que aquello conllevaba.

~Oh, pobres criaturas...

_____________________________
« Ficha Bôjak || Ficha Asthériom || Panel de relaciones »
"Some fools are beyond salvation"
avatar
« Sebastian Goro ♏»
Multijugador

Mensajes : 368
Fecha de inscripción : 24/07/2010

Personaje
Raza: Demonio Mayor || Uruk.
Titulo: Demonio Mayor de Caymo Abaddon || La Destrucción, miembro del Azote.
Trabajo: Miembro del triunvirato demoníaco || General de guerra y líder de horda.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Despertar

Mensaje por « Sebastian Goro ♏» el Mar Ago 03, 2010 8:41 pm

No existía más que el silencio perenne en aquella altura extrema. Desolado, abandonado, totalmente apartado del mundo y el caos a sus pies; nada podía irrumpir la parsimonia que inundaba tal aislamiento. Más allá de las nubes, más allá de donde los alados vuelan y las brisas no alcanzan a fluir; ahí donde ningún ojo alcanza a espiar su existencia y solo los astros son dignos de verlo. Ahí estaba el.

La densa bruma oscura se disipaba entorno a la cima de aquella legendaria torre, denotando la infernal tormenta que hacia momentos atrás se había formado, mientras unos relámpagos rebeldes se resistían a desvanecerse, en un creciente debilitamiento de su estruendo, hasta convertirse en pequeños tronidos, inaudibles desde la tierra. La energía eléctrica que había rodeado el edificio desapareció repentinamente, concentrándose en su cúspide y dejando solo una estela de su presencia. Entonces, el hablo.

-Pobres criaturas...- resonó en aquel amplio salón su voz pausada y metódica, mientras su primer paso, tras en milenios de inactividad, se apoyaba contra el suelo, haciéndolo trizar levemente con una sutil descarga eléctrica. Era de porte alto, magnifico en su fisionomía, con sus fulgurantes ojos platinados cerrados, totalmente desnudo en aquel abandono. Sus largos cabellos blancos se mecían sublimes, movidos por una energía oscura que emanaba en cantidades exorbitantes desde el renacido. Dio otro paso más y los truenos volvieron a alzarse con ímpetu. Sus falanges se tensaron y un poder descomunal comenzó a engullir su figura, el cual comenzó a adoptar la forma de una resplandeciente esfera traslucida a su alrededor, la cual desintegro el piso bajo este.

Los relámpagos aumentaron su potencia y una tempestad se armo en las alturas. El recién despertado, rodeado de aquella energía divina, comenzó a elevarse por el salón, hasta llegar al medio de este. Su cuerpo vibraba levemente, mientras sus músculos se tensaron con violencia, hinchándose. Su expresión parecía sufrir una profunda angustia, cruzando ambos brazos en su pecho, como si buscase desprender algo de este. Con ira y furia, imprevisible, extendió todo su cuerpo, estirándose, mientras la energía en torno a su figura se expandió, comenzando a devorar cada rincón de la cima de aquella ancestral torre, destruyendo sus muros y arrasando sus formas, mientras el aura radiante del demonio crecía imparable, desvaneciendo todo en un fogonazo luminoso.

Cuando finalmente aquella explosión pasó, pudo apreciarse que los muros derruidos de aquel confinamiento de roca ya no se encontraban grises, resplandecían en su blancura, revelando las capas mas profundas de su original construcción, viéndose tan vistosas y nuevas como hacia milenios atrás; el demonio tampoco se encontraba más desnudo, llevaba sobre si amplias túnicas blancas, con decorados dorados y oscuros. Entonces, abrió sus ojos y todo el mundo pareció detenerse, retomando su orden y apagando cualquier manifestación de caos en el ambiente. Nada era impune a las voluntades del oscuro. -¿Cuanto tiempo ha sido?- musito incorporándose, mientras sus pasos le conducían hasta el borde de aquella torre, un amplio mirador del mundo conocido y la creación terrenal misma, nada en Middangeard podía escaparse delos ojos de juez de aquel que alguna vez sirvió a la luz, el que aparto a las sombras y purifico las almas; el demonio Asthériom.

Cerro nuevamente sus ojos, al borde de aquel abismal acantilado, viendo toda la corrupción y maldad de aquella tierra, en la cual aun la luz estaba presente; nada más lejos de lo que esperaría ver al despertar, como lo pensó hacia incontable tiempo atrás. -Que repulsiva creación es la que me has encomendado para erradicar, oh padre mio...- El disgusto inundo su existencia, dirigiéndose hasta el centro del salón, cruzando sus piernas y comenzando a flotar suavemente en la nada. Cruzo sus manos y una leve aura oscura rodeo su efigie, mientras una sonrisa se formo en su faz, con una expresión que rozaba el más puro sadismo y malicia -...Y por eso... debo estarte agradecido. Haha..haha...- Una risa siniestra se filtro desde sus más profundas intenciones, mientras sus ojos se tiñeron por minúsculos instantes de un intenso rojo sangre. La paz retorno a su expresión y, como si nada de lo anterior hubiese ocurrido, el mundo pareció a volverse detener a el, mientras aquella profunda meditación retomaba su paso.

_____________________________
« Ficha Bôjak || Ficha Asthériom || Panel de relaciones »
"Some fools are beyond salvation"
avatar
« Sebastian Goro ♏»
Multijugador

Mensajes : 368
Fecha de inscripción : 24/07/2010

Personaje
Raza: Demonio Mayor || Uruk.
Titulo: Demonio Mayor de Caymo Abaddon || La Destrucción, miembro del Azote.
Trabajo: Miembro del triunvirato demoníaco || General de guerra y líder de horda.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Despertar

Mensaje por « Sebastian Goro ♏» el Vie Ago 06, 2010 11:01 pm

[Tema Cerrado]

_____________________________
« Ficha Bôjak || Ficha Asthériom || Panel de relaciones »
"Some fools are beyond salvation"
avatar
« Sebastian Goro ♏»
Multijugador

Mensajes : 368
Fecha de inscripción : 24/07/2010

Personaje
Raza: Demonio Mayor || Uruk.
Titulo: Demonio Mayor de Caymo Abaddon || La Destrucción, miembro del Azote.
Trabajo: Miembro del triunvirato demoníaco || General de guerra y líder de horda.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Despertar

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.