Reloj
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Administradores
Señor de los Vampiros. Demonio Mayor
Últimos temas
» Saludos
Mar Ene 01, 2013 1:38 am por Elwen Noldorin

» Holaa
Miér Abr 06, 2011 5:39 pm por Aradia Coledrige

» .:: | Mi Taller | ::.
Lun Abr 04, 2011 11:44 am por Elvanshalee Gellaer

» NUEVA COMUNIDAD "No More Heroes"
Dom Nov 21, 2010 3:38 pm por luislegrand

» Notificación de Agradecimiento e Invitación
Dom Nov 21, 2010 3:32 pm por luislegrand

» Me presento
Vie Oct 29, 2010 6:46 am por Garrett

» Re-escribiendo Warlords
Miér Oct 20, 2010 10:07 pm por Drina Criztallo di Hyel

» SEGUNDO LLAMADO PARA SERGE!!!
Lun Oct 18, 2010 6:14 pm por Black_Cat

» Escarlata y Plata [Privado]
Vie Oct 15, 2010 7:26 pm por Runa

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 18 el Lun Jul 01, 2013 1:05 pm.

El regreso de un soldado

Ir abajo

El regreso de un soldado

Mensaje por Froilan2811 el Jue Ago 19, 2010 3:40 pm


Fuera de la ciudad justo en la cabecera de ella custodiando Caymo se haya situada la torre de la eternidad, como su nombre lo dice ha estado ahí por muchos años y seguirá en pie por muchos más. Caymo no era un reino frio como los que Froilán esta acostumbrado a vivir, pero le agradaba ya que al menos podía sentir un poco de calor ya que por su condición jamás volvería s ver o sentir el calor del sol. Directo hacia la torre, ese camino era el que seguiría aquel ser de cabellos rubios y mirada afable. A el le causaba gracia que los seres oscuros lo vieran de una forma rara, ya que por su vestimenta, los anteojos, la caballerosidad con la que se manejaba, aquella forma de hablar divertida y desenfadada no lo hacían parecer un vampiro y mucho menos uno con una copiosa trayectoria militar, lo cual solo era evidente por el estoque que siempre lleva consigo, nadie siquiera lo adivinaría. La vida de un vampiro no era fácil y todos eran tan dramáticos y estirados aun y cuando no tuviesen un titulo nobiliario o algo que se hubiesen ganado por ellos mismos, y por otro lado no había tenido mucho trato con demonios de alta jerarquía, había tenido sus que veres con una demonio que distaba mucho de ser una dama o tener frialdad en la sangre.

A Froilán le daban risa la mayoría de sus congéneres, al final con algo tan simple como un rayo de sol podrían morir, mas era un gran admirador de los verdaderos vástagos, aquellos descendientes de Caín, de aquellos que dejaban la sangre y la existencia en el frente de batalla o que sostenían su honor por sobre todas las cosas, y a aquellos demonios que actuaban con madurez y mayormente con sentido común, ya que eran muy difíciles de encontrar. Mucho de eso lo había aprendido de una casi hermana suya. Cuando escuchaba los murmullos y los chismes que decían sobre el en algún pueblo por el que pasara o en alguna taberna, Ivanov sonría maliciosamente mostrando uno de sus colmillos bien afilados, bebía un trago de alcohol y decía en voz baja “El arte de la guerra se basa en el engaño” , esto lo mencionaba sobre todo cuando iba de casería o de conquista y lograba seducir a alguna vampiresa, elfa, demonio incluso había logrado obtener ciertos favores de una iluminada, cosa que era todo un orgullo aun que como buen caballero nunca lo diría.

Su abrigo largo negro, el cabello bien recogido en una coleta, lentes limpios, zapatos perfectamente boleados, Froilán iba perfectamente acicalado, digno de poder presentarse frente a quien ostentaba el titulo de; Miembro del triunvirato demoníaco de Caymo Abaddon. Ya había tenido oportunidad de conocerlo y charlar un par de veces, no sabia aun si Caymo participaría en la ya tan anunciada guerra contra Asgard y los reinos de luz, pero de igual manera Ivanov había prometido regresar y aquí estaba cumpliendo pues la palabra de un cainita era ley. No podía dejar de admirar el paisaje de camino, iba de buen humor volteaba hacia la ciudad para ver lo imponente de ella, y llegando a la torre de la eternidad la admiro por un buen rato, su vista se fijó en los detalles lo que hizo que se quitara los lentes para limpiarlos con su pañuelo blanco y luego volverlos a colocar. No quería perder detalle alguno.

-Ejem… Spakoynoy nochi.- dijo en su idioma natal a los guardias que custodiaban las puertas de la torre –Mi nombre es Froilán Alexey Ivanov, soy militar y he venido a hablar con el Señor Astheriom, para cumplir mi promesa.- expresó con una voz firme, su tono confiable y sonrisa simpática se había borrado, su postura era la de un militar en toda la palabra, firme ante ellos, su afable apariencia se había borrado, en sus ojos se notaba el brillo del sadismo y la victoria.


avatar
Froilan2811

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 09/08/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El regreso de un soldado

Mensaje por « Sebastian Goro ♏» el Jue Ago 19, 2010 7:20 pm

Asthériom
El reino alto de Caymo Abaddon, un lugar decadente, retorcido y depravado, pero inmensamente exquisito en su singular corrupción. Los lujos y las perversiones más horrendas de todo Middangeard se podían encontrar en aquel lugar; sus calles invitaban a perderse en ellas, recorriendo así los limites de cada placer y pecado conocidos por cada criatura que alguna vez piso su viciado suelo. Allí, en medio de aquel mar de tentaciones, se mantenía estoica la ancestral torre de la eternidad.

Sus amplias puertas se encontraban abiertas, como ha sido cada día desde el despertar de su maléfico huésped, tras cuatro mil años de clausura. La visita del singular vampiro, cuya postura portentosa y presencia amenazante podría escarmentar al más férreo guardia, pareció intimidar ligeramente a los guardias armados de las puertas de la torre. Y es que no era para menos. Ningún ser cuya intención fuese ascender las infinitas escaleras de la torre, que tardarían dos días en ser recorridas a paso normal, solo para encontrarse con el terrible anfitrión que lo esperaría en la cima de esta, era un individuo común o que mereciera sino el más profundos de los respetos. Un guardia se adelanto, indicándole al vampiro que por quien preguntaba no se encontraba en esos momentos. Fue entonces que el otro rápidamente se inclino frente a Ivanov, agachando la cabeza y guardando silencio; el otro no tardo más de unos segundos en repetir la acción.

~Veo que has vuelto... Froilán- se escucho una voz magistral y sublime a espaldas del vampiro, una tan envolvente como sobrecogedora por el carisma avasallante que poseía. Los guardias no se habían inclinado ante la presencia del no-muerto, sino por el retorno de su señor y maestro, el cual se aproximaba descendiendo desde las alturas, desplazándose sublime en flotación, rodeado de un aura blanquecina, iluminando la oscuridad a su paso. -¿Cuando tiempo ha sido ya, mi estimado?- musito finalmente cuando sus pies tocaron el suelo, dispersándose aquella aura luminosa con el contacto mismo. Paso a un lado del vampiro, sin mirarle, acercándose a la entrada de la torre, ordenando a los guardias que eran libres de retirarse; estos instantáneamente se marcharon de su vigilia. Cuando al fin estuvieron solos, Asthériom cruzo ambas manos en su espalda, sonriendo complacido por la visita de Froilán. -¿Las tierras heladas te han inquietado, hermano mio?- y, así, mencionando aquella frase que inquiría la razón de aquel reencuentro, apoyo su pie en el primer peldaño de la torre y comenzó a ascender por esta.

_____________________________
« Ficha Bôjak || Ficha Asthériom || Panel de relaciones »
"Some fools are beyond salvation"
avatar
« Sebastian Goro ♏»
Multijugador

Mensajes : 368
Fecha de inscripción : 24/07/2010

Personaje
Raza: Demonio Mayor || Uruk.
Titulo: Demonio Mayor de Caymo Abaddon || La Destrucción, miembro del Azote.
Trabajo: Miembro del triunvirato demoníaco || General de guerra y líder de horda.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El regreso de un soldado

Mensaje por Froilan2811 el Vie Ago 20, 2010 7:03 pm


El lugar le agradaba a Froilán no era particularmente un apasionado de la corrupción ni de los ex esos sin embargo Caymo era mucho mas divertido que Ostmark en mucho para ser sincero. – ¿Todo eso?- dijo algo sorprendido al ver el camino de escaleras que parecían no tener fin –Ojalá hubiera traído algo de comida para el camino, llegaré muriendo de hambre y aquí no hay sangre cerca ¿o si?- le preguntó al soldado que le indicaba el acceso. Para cuando llegara al final de seguro Astheriom ya estaría ahí. Cual fue la sorpresa de Ivanov que justo cuando iba a dar el primer paso uno de los guardias se inclinó –Gracias gracias, pero solo soy un humilde soldado que viene a…- antes de poder hablar sus sentidos se activaron, aquella presencia tan familiar e imponente hacia acto de presencia. Como todo buen soldado Froilán se irguió en posición de firmes y dando media vuelta giró para ver al Demonio Mayor.
-Astheriom, camarada.- saludó haciendo una reverencia respetuosa como se hace para un alto monarca y como no hacerlo si estaba ante la presencia del demonio mayor al que con solo oír su nombre muchos corrían. – ¿Siglos acaso?- respondió solemne pero relajado ante la pregunta de Astheriom, cuando este pasó por su lado Froilán se irguió nuevamente dejando pasar a los guardias.

–Debes gastar mucho en iluminación.- bromeó. –Eres bueno Astheriom, así es esa guerra me tiene.- por un instante su sonrisa afable y su rostro desenfadado cambiaron de expresión, volviéndose algo sádica y macabra. –Me tiene inquieto.- expresó sonriendo maligno de medio lado. –Mjm además mi hermana me tenia cansado, creo que la idea de una guerra le obsesiono y es que hay un alma iluminada que tiene una envoltura que está…- reaccionó después del comentario y volvió a la compostura –Ejem, disculpa.-.

-¿Entonces es cierto eso de la guerra, Caymo participará?- dijo siguiendo a Astheriom, un ruido pudo escucharse algo parecido a un rugido –Perdón tengo hambre, de Ostmark para acá son varios días de camino y no había mucho que cazar por el camino.- expresó poniendo apenado las manos en su estomago.

avatar
Froilan2811

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 09/08/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El regreso de un soldado

Mensaje por « Sebastian Goro ♏» el Sáb Ago 21, 2010 5:42 pm

Asthériom
Con ambas manos a su espalda, en pasos tranquilos y pausados, el demonio subía acompañado del antiguo vampiro por la infinita torre de la eternidad. Palabras curiosas profería el visitante, mezclando iluminadas, guerras, familia y hambre en solo unas frases; Asthériom sonrió con ambos ojos cerrados, mencionando fuerte y claramente -Guardias...- acto seguido, a los pocos segundos, se sintieron los fuertes pasos metálicos de los dos individuos que se esfumaron anteriormente, inclinándose en las escaleras más bajas -...Podrían traer un aperitivo a nuestro invitado ¿Que fue de aquel hombre del otro día?- ambos enviados asintieron y, tan rápido como llegaron, se alejaron a paso veloz. El demonio, entonces, retomo su marcha, con total calma en aquel inmenso sendero.

-Eso ha de saberlo mejor tu propia estirpe, Ivanov- respondió Asthériom a su consulta -El Kaiser de Ostmark es quien ha comenzado la chispa de tan inmensa flamarada. Las riñas entre Abaddon y Asgard llevan mucho tiempo, demasiado, y aunque no deseo más que la ruina de estos últimos, no es el momento de actuar aun. Es una guerra fútil, destinada a su victoria, no a la nuestra- la voz metódica y profunda de sus palabras resonaba contra los muros huecos de la inmensa torre, produciendo un eco estremecedor. -Pero dime...- continuo, mientras el viraba en una curva, accediendo a un amplio salón circular, con un refinado trono de tintes blancos flotando al medio, con una vista sobrecogedora de las estrellas sobre Middangeard y la lejana tierra a sus pies; habían llegado a la cima de la torre -¿A que iluminada te refieres?- susurro con cierta ponzoña, que se entrevió con la mirada exhaustiva con le dio de reojo. Asthériom se acerco a un borde de aquella inmensamente alta construcción, donde ni siquiera el viento llegaba libremente, observando las nubes bajo el, obstaculizando la mirada hacia Caymo Abaddon.
Off || Ivanov, digamos que la torre es tan larga como lo quiera el regente de esta; en este caso Asthériom. Llegaron a la cima en apenas unos pocos peldaños, debido a que el demonio lo quiso así. No es que hayan subido los dos días enteros que tomaría recorrerla xD para que no se preste a confusiones. ¡Saludos!

_____________________________
« Ficha Bôjak || Ficha Asthériom || Panel de relaciones »
"Some fools are beyond salvation"
avatar
« Sebastian Goro ♏»
Multijugador

Mensajes : 368
Fecha de inscripción : 24/07/2010

Personaje
Raza: Demonio Mayor || Uruk.
Titulo: Demonio Mayor de Caymo Abaddon || La Destrucción, miembro del Azote.
Trabajo: Miembro del triunvirato demoníaco || General de guerra y líder de horda.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El regreso de un soldado

Mensaje por Froilan2811 el Mar Ago 24, 2010 5:53 pm


Mientras subían por el largo camino de escalones a lo alto de la torre Froilán se expresaba con toda libertad claro sin olvidar la caballerosidad y la nobleza de su anfitrión –Si, el hombre- expresó casi babeando por algo de plasma –Quince días sin comer mas que ratas y animalillos del bosque no es nada saludable- iba subiendo tras Astheriom, Ivanov nunca había dejado de admirar el poder y la nobleza del demonio. Había conocido algunos y todos le parecían monstruosos y algo brutos mas para fortuna de Caymo, Astheriom era todo lo contrario, era ameno charlar y compartir con el. –Si, conozco en algo al Káiser y me ha pedido participar en la batalla claro, de su lado.- expresó con cierto tono de duda.

-Soy un chupasangre y debo apoyarle, el tiene los meritos para ser nuestro líder al menos tiene nobleza y es aguerrido, sin embargo, aún no comprendo que finalidad tiene esa guerra. Al igual que todos detesto la luz esos del culo luminoso me dan verdaderas nauseas, ok solo el noventa y nueve porciento de esos seres me dan nauseas. Si el problema ha sido siempre entre Caymo y Asgard ¿por qué Roderich se empeña en ser el quien declare la guerra?- francamente aquello si bien no era que le quitase el sueño a Froilán lo tenia desconcertado –Yo mismo le preguntaría a Langschwert por desgracia tener una reunión con él es más dificil que pedir que llueva de abajo para arriba.- el rostro de Froilán era algo cansado, el viaje había sido largo pero no perdería el tiempo.

-Es una mujer muy hermosa, su nombre es María Renard, su alma es muy pura quizás la más pura que he sentido. Lo mas extraño en ella es que parece atraerle sobre manera la oscuridad, ¿imaginas el poder de un alma iluminada si fuera corrompida? Por lo que he intuido y mi intuición casi nunca falla- acotò -a ella el mundo de tinieblas y los seres oscuros le atraen, si su alma fuera corrompida y guiada por un alto jerarca podría tener casi la misma fuerza que un Ángel.- al fin el camino había terminado ye estaban ya en lo alto de la torre. Siempre tras Astheriom se mantenía Froilán el vástago se paró frente a un sillón que lucia muy cómodo no obstante este no tomaría asiento si no se le era permitido. – ¿La conoces?- preguntó refiriéndose a aquella iluminati.

Off: Menos mal por que ya iba a pedir cuatro tipos de sangre distinta con bocadillos y una cama jajaja jajaja.

avatar
Froilan2811

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 09/08/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El regreso de un soldado

Mensaje por « Sebastian Goro ♏» el Miér Ago 25, 2010 8:02 pm

Asthériom
Guardo profundo silencio, escuchando con atención la jerga del vampiro, que hacia referencia a su opinión respecto a la guerra y la dificultad de conseguir una charla con el Kaiser de Ostmark. Entonces, Ivanov menciono la existencia de una iluminada, un ser tan puro y casto en su esencia, que el mero morbo y perversión del gozo de corromperla parecía traer cierto placer retorcido al no-muerto. -¿El poder de un alma iluminada si fuese corrompida?- giro levemente su faz, observándole por instantes de reojo; pareciendo profundamente meditativo respecto a la expresión conferida por el vampiro. Iba a hablar, pero fue interrumpido por la llegada de los dos guardias que había enviado con anterioridad, los cuales irrumpieron en el salón, arrodillándose a su entrada. Se veían profundamente nerviosos, sus rodillas temblaban y casi podía sentirse el temor exudado de su piel. Ninguno se atrevía a hablar, hasta que uno de ellos rompió el silencio, informando con voz débil que el hombre al cual habían ido a buscar, no se encontraba en las mazmorras, que había sido ejecutado hace un par de días. Asthériom renegó sutilmente con su cabeza, con ambos brazos aun cruzados a su espalda -Es una lastima- susurro acongojado, aproximándose con paso lento hasta sus súbditos. Frente a ellos, su mirada impiadosa observo a aquel que le había comunicado el mensaje, el cual inmediatamente comenzó a temblar, mirando lleno de pavor al demonio. -Admiro tu valentía- menciono firme, sonriendo complacido. Tras esto, sus ojos buscaron al otro individuo -En cambio tu...- murmuro siniestro, extendiendo su brazo con la intención de alcanzar la mano del guardia, el cual, sin esperar un segundo más, se volteo en una frenética carrera, buscando escapar de las garras de su señor -...No seras más que un reemplazo, uno entre tantos-. Pareció mofarse en una sonrisa formal, mientras desde la palma de su diestra, comenzaba a brotar un grotesco tentáculo oscuro, el cual salio disparado cual arpón por el sendero que el guardia recorrió al abandonar su lugar. Solo un fuerte crujido y el sonido de vísceras desparramadas retumbaron en los muros de la eterna escalera; instantes luego, la extensión del demonio volvía con su victima empalada por el cráneo. Sin la menor consideración o repudio, arrojo el cadáver al suelo, unos metros frente al vampiro, mientras la sangre tibia y fresca aun emanaba de su inmensa herida -Adelante Frolián, por favor, saciate- se acerco al gran trono flotante del centro del salón, mencionando fuertemente -¿Deseas acompañarnos?- tras aquellas temibles palabras, el otro guardia se levanto e inmediatamente se alejo del lugar, perdiéndose de la vista al instante. -Lamento que hayas tenido que ver eso, la ineptitud es realmente decepcionante- repuso en soledad nuevamente con el vampiro.

Tras toda aquella sangrienta y revoltosa situación, de simple solución, el demonio retomo el tema original. -No, no la conozco. Poco enterado estoy, tras mi letargo, de las tierras más allá de Abaddon- tomo una breve pausa, en la cual dirigió su mirada penetrante a Ivanov, pareciendo juzgar sus palabras -De ser como dices, no es un ser puro, ella ya ha sido corrompida; corrompida desde un tiempo muy anterior a su misma concepción. Porta la luz, Froilán... aquella existencia viciada esta condenada a la fulminacion y nada más. Es una criatura ciega, una despreciable criatura... no te confundas, no te rebajes a su miseria, solo desesperación e insensatez encontraras. Tráela al caos original, a la verdad, si es que puedes, pero veras como aquello no mejorara en nada su condición o la de nuestras intenciones... ni siquiera la guerra próxima- tras aquellas palabras, se acerco al borde del mirador y guardo un prolongado silencio.

-¿Puedes sentirlos?- irrumpió en la paz de aquella altura -¿Sus gritos de dolor, sus gemidos de odio, su angustia? ¿Puedes hacerlo, hermano mio? Nunca debemos descender donde ellos están... nos volvemos como su estirpe, pútrida y condenada. Es nuestro deber el traer orden a este mundo decadente... a quien planeas utilizar para nuestro beneficio, no es más que otro ser marchito de esta existencia miserable que comparten, es todo lo que encontraras ahí. No te confundas, Froilán- solo el silencio y una expresión amarga acompañaron la continuación de sus palabras.

_____________________________
« Ficha Bôjak || Ficha Asthériom || Panel de relaciones »
"Some fools are beyond salvation"
avatar
« Sebastian Goro ♏»
Multijugador

Mensajes : 368
Fecha de inscripción : 24/07/2010

Personaje
Raza: Demonio Mayor || Uruk.
Titulo: Demonio Mayor de Caymo Abaddon || La Destrucción, miembro del Azote.
Trabajo: Miembro del triunvirato demoníaco || General de guerra y líder de horda.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El regreso de un soldado

Mensaje por Froilan2811 el Jue Ago 26, 2010 6:57 pm


Froilán veía con atención lo ocurrido con los sirvientes de Astheriom era verdad que tenían mucho tiempo de conocerse pero nunca le había tocado ver molesto al gran demonio, su expresión era seria estudiando cada acontecimiento y siempre al pendiente del alma que también lo alimentaria siempre y cuando Astheriom lo permitiese. Cuando todo aquel sangriento momento pasó, Froilán inclino la cabeza a modo de agradecimiento al demonio supremo quien le había ahorrado ya el trabajo de abrir la piel con los colmillos para que emanase el elixir de la vida de inmediato y antes de que el cuerpo perdiera el calor Ivanov se acercó a este y tomándolo con una mano sonrió de una forma macabra poniendo su boca en la herida del infortunado ser chupándole toda la sangre que le quedaba sin derramar una sola gota. Lo hizo en silencio y dentro de lo que se podía decir educadamente.

Cuando al fin había bebido aquel elixir dejó el cuerpo tirado al lado del charco de sangre que ya había dejado con anterioridad el pobre incauto, sacó de su manga derecha el pañuelo blanco y se limpió la boca. –Gracias moría de hambre, debo decir que ese tipo estaba delicioso.- sonrió, guardando silencio para escuchar atentamente las palabras de Astheriom. Froilán siempre ha sido un soldado, era meticuloso pero su forma analítica de pensar muchas veces se veía viciada por sus instintos vampíricos, Astheriom le abría una nueva posibilidad ante aquella mujer, sus instintos vampíricos y las manías que se forman al ser nigromante lo hacían ver desde una óptica muy cerrada y egoísta pues solo pensaba en el poder que el mismo podría obtener de aquella transformación. Guardó un silencio analítico pensando en las palabras de Astheriom, estudiándolas y repitiéndolas meticulosamente en su cabeza. Veía a Astheriom fijamente comprendiendo las palabras del señor de los Demonios quien tras su letargo tenía la mente muy lucida y eso era algo que el mismo Ivanov admiraba. –No has perdido tus dones tras todo ese tiempo dormido.- expresó con admiración y formalidad.

Lo siguió con la mirada rumbo al balcón, la expresión de Froilán era seria se había dejado llevar y eso era un error que no debía cometer pues como militar sabia que las impresiones falsas abrían grandes oportunidades para atacar, vencer o ser vencido y el aplicaba las leyes de la milicia no solo en batalla si no en la vida cotidiana –Someter al enemigo sin luchar basados en el engaño es la suprema excelencia.- expresó sonriendo maliciosamente, los seres de luz eran de mente débil, pero había algo que inquietaba a Froilán mas que preocuparle y era el despertar de los ángeles, su hermana le había contado de un acercamiento que tuvo con uno de ellos y de lo que este le comentó -De los cinco elementos (agua, fuego, metal, madera y tierra), ninguno predomina siempre; de las cuatro estaciones, ninguna dura para siempre; de los días, algunos son largos y otros cortos, y la luna crece y mengua.- se mantenía de pie unos metros tras Astheriom –Pero la luz siempre se apaga, ellos mutan y nosotros permanecemos.- en realidad Ivanov veía a Asgard y a Aerellet como tierras inferiores, lo que le llamaba realmente de aquella guerra tan anunciada era el conocer al fin a la corte celestial .

avatar
Froilan2811

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 09/08/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El regreso de un soldado

Mensaje por « Sebastian Goro ♏» el Vie Ago 27, 2010 11:58 pm

Asthériom
El demonio sonrió complacido sutilmente con las palabras de Froilán. Aquel gozo era uno de los más grandes placeres que podía sentir; irónicamente, provenía de los mismos seres que repudiaba y lamentaba su existencia día tras día, cuando uno de estos finalmente lograba escapar de las garras de la ignorancia y miraba la verdad de la existencia misma -Y con verdad hablas, Froilán. Aquel tan simple razonamiento, parece tan complejo para "ellos"... creen que la luz, su energía primigenia, es eterna, que nunca se extinguirá... aquel es su error. La oscuridad es eterna, existió mucho antes de lo que sus insensatas mentes podrían comprender; es perfecta, fue inalterable por un tiempo que ni siquiera nuestro señor podría saber... hasta que fue corrompida y ensuciada por esta repulsiva existencia luminosa. No hay que confundirse, Froilán, no hay que confundirse. Pronto ellos descubrirán la verdad... pero esta no vendrá de nuestras palabras, sino de sus propios corazones- cerro sus ojos y en su faz se formo una extensa sonrisa con sus labios cerrados, para finalmente voltearse y palmear ligeramente el hombro del vampiro. -Eres un dios entre adoradores, eres la verdad entre la mentira, eres la pureza entre la corrupción; aquel es tu destino, hermano mio. No permitas que sus viles intenciones lo percudan-.

Así, tras aquellas palabras fraternas, Asthériom comenzó a levitar levemente, flotando de espaldas hacia el borde del mirador, manteniéndose suspendido en el mismo vació, mientras una luz alba y radiante envolvía su efigie, que, a pesar de la pureza de esta, podía sentirse como emanaba la más viciada y mancillada de las energías, totalmente corrompida y siniestra. -Te siento ansioso...- menciono volteándose a mirar el cosmos, para continuar inquiriendo los sentimientos del no-muerto -¿Como son "ellos"? ¿Los has visto acaso?- pregunto de manera clara, dando a entrever, por el tono de su voz, que hacia referencia a los celestiales.


Última edición por « Sebastian Goro ♏» el Sáb Ago 28, 2010 12:00 am, editado 1 vez (Razón : Reemplazo de [b] por [i] xD)

_____________________________
« Ficha Bôjak || Ficha Asthériom || Panel de relaciones »
"Some fools are beyond salvation"
avatar
« Sebastian Goro ♏»
Multijugador

Mensajes : 368
Fecha de inscripción : 24/07/2010

Personaje
Raza: Demonio Mayor || Uruk.
Titulo: Demonio Mayor de Caymo Abaddon || La Destrucción, miembro del Azote.
Trabajo: Miembro del triunvirato demoníaco || General de guerra y líder de horda.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El regreso de un soldado

Mensaje por Froilan2811 el Jue Sep 02, 2010 8:25 pm



Froilán escuchaba con atención las palabras de Astheriom el señor de los demonios, asintió ante las palabras profesadas por tan sabio ser –Es increíble como sean tan tercos y sigan pensando que la luz es la madre.- expresaba con sonrisa maliciosa –Si aún dentro del vientre materno permanecemos en oscuridad total.- Ivanov hablaba por aquellos que como el fueron paridos. –Parte de mi naturaleza camarada es buscar almas supuestamente puras y corromperlas, beber la sangre de esos seres para alimentarme de sus sueños y esperanzas, de su elixir de vida.- las palabras de Froilán se referían a que el veía el corromper muchachitas inocentonas para saciar su naturaleza sin ensuciar o siquiera ser tocado por la pureza de la luz que tanto profesaban sus victimas.

Ivanov se mantuvo de pie al lado de Astheriom perdiendo de igual forma su vista en el horizonte, sus pensamientos por un breve espacio de tiempo se perdían en muchas cosas a la vez entre ellas esos seres de luz que causaban curiosidad y ansiedad a su vampiresco ser.

Como si el magno demonio de Caymo leyera su mente, preguntó por ellos. –Aun no lo los conozco en persona Astheriom, pero mi hermana ha tenido un encuentro muy cercano con ellos al menos con uno que yo sepa y a través de uno de sus espíritus aterroriza a un ángel menor.- Ivanov respiro profundo volteando su mirada a Astheriom –Según me ha dicho son bonitos, si si así como lo oyes BONITOS.- remarcaba la palabra bonitos haciendo un gesto amanerado –Se que su poder es grande y son seres fuertes de alma, pero eso no quita que quizá sean...- guardó un silencio sospechoso –Raritos, a decir verdad tengo mucha curiosidad de conocerlos, y saber más de ellos mi hermana no pudo contarme bien pues estábamos algo apresurados.- camino un par de pasos para ver el lugar –Deberías colocar unos cuadros, las paredes están un poco muy mucho tristes.- expresó divagando un poco.

-Puedo mandar llamar a mi hermana ella los conoce muy de cerca, ahora que lo preguntas no me conto nada sustancial, por lo que me contó fácilmente los luciérnaga podrían formar un grupo coreográfico vocal de hombres, les llamarían boy band y serian todo lo que un hombre no debe ser.- Ivanov era bromista por naturaleza, gustaba de romper el hielo que tanto su categoría militar como su índole vampírica le imponían. –Lo que me temo es que si no tenemos una buena organización y marcamos estrategias muy claras los malditos bastardos de luz ganen la guerra.- finalizó con un toque de coraje en sus palabras.

avatar
Froilan2811

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 09/08/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El regreso de un soldado

Mensaje por « Sebastian Goro ♏» el Mar Sep 07, 2010 2:59 am

Asthériom
-Entonces es hora de comenzar a movernos, Froilán- menciono firme y estoico, con ambos brazos cruzados en su espalda baja, guardando un profundo silencio. Por momentos se alejo de la situación en la cual se encontraba, separándose de aquella apartada realidad, remontando su mente hacia parajes distantes, más allá de la mundana extensión de sus ojos, donde solo los caídos de la gracia podían mirar. No eran un lugar concreto en si, era una danza, un caótico y envolvente juego de luces y sombras que se mecían ondulantes, luchando férreamente por el destino de Middangeard. En aquella visión fue donde observo las esencias lejanas de aquellos ilusos celestiales que aun rendían tributo a una diosa ingenua y que representaba al estandarte mismo de la corrupción: Elentari. -Son uno... son dos... son tres... son cuatro... si, son cuatro- susurro en la más absoluta de las armonías, casi sonando como un eco fantasmagórico en el lugar, acompañado de un profundo hálito divino -Puedo verlos, hermanos míos... mis ilusos hermanos ¿Pueden verme a mi, Ithariel, Lezael, Helial... Mizard? ¿Pueden ver la verdad?- progresivamente el tinte blanquecino de su aura fue percudiéndose, perdiendo su resplandeciente lustre y volviéndose opaco; las ropas del demonio comenzaron a degradarse, llenándose de fisuras y roturas; finalmente, su aura se arremolino entorno a el, como la más profunda e intensa de los abismos, pareciendo absorber a la misma luz a su alrededor -¡Tu...!-. Sus manos temblaron en una ligera agonía y un intensa humareda negra broto de sus ojos. Abrió sus parpados con violencia y el entorno retorno a su habitual parsimonia, sus túnicas recobraron algo de su anterior pureza, mas no alcanzaron la de antes. Asthériom, al cual no se le lograba distinguir el rostro, parecía sumamente tenso y enfocado.

-Ve, Froilán- susurro respirando agitado -No retrases, no podemos tardar más... Encuentra a aquella mujer de la que me has hablado y arrástrala hasta las profundidades más inmensas de la agonía, aniquila su alma de ser necesario y, si la fe es lo que impide que su esencia sucumba ante la oscuridad..., entonces arrancale cada despojo de aquella miserable fe de su cuerpo- sus palabras iban cargadas de múltiples emociones, el odio y la ira se podían sentir fuertemente en estas, casi impulsando en un torrente pasional la voluntad del gran daimanion. No había espacio para las bromas del vampiro en aquellos momentos, no para Asthériom, el cual tras voltearse lentamente, volvió hasta el borde del mirador, alcanzando el suelo marmolado de este y se dirigió con cierta dificultad a su gran trono, buscando apoyo. -Inmunda hipócrita...- susurro con dolor a Ivanov, expresándose con problemas -Esta protegiéndolos, se ha entrometido... repulsivo ser, ¿como te atreves?- tras esto, su rostro se encontró por primera vez con el del vampiro, luego de lo extrañamente recién ocurrido: sus ojos estaban cristalizados, humeando una espesa bruma negra, como dos interminables túneles azabache en su faz. La sangre oscura brotaba también desde sus cuencas, manchando con pequeñas gotas sus vestimentas y su mismo soporte. La misma diosa de la divinidad, Elentari, había intervenido en proteger a sus fieles hijos, apareciéndose en la visión de la estrella oscura de Abaddon, quemando sus ojos con la más intensa de las luces celestiales, cegando sus anhelos de poder identificar a los poderosos ángeles. Su respiración volvió a tomar un ritmo normal y sentándose en aquel céntrico puesto, sus ojos fulminados se dirigieron a Froilán, sin distinguir absolutamente nada más que el dolor y la agonía ardiente de aquel castigo. -Lo pagaran... vástagos de la falsedad. Ve, Froilán... extingue la esperanzas que alimentan su ilusión de luz-.

_____________________________
« Ficha Bôjak || Ficha Asthériom || Panel de relaciones »
"Some fools are beyond salvation"
avatar
« Sebastian Goro ♏»
Multijugador

Mensajes : 368
Fecha de inscripción : 24/07/2010

Personaje
Raza: Demonio Mayor || Uruk.
Titulo: Demonio Mayor de Caymo Abaddon || La Destrucción, miembro del Azote.
Trabajo: Miembro del triunvirato demoníaco || General de guerra y líder de horda.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El regreso de un soldado

Mensaje por Froilan2811 el Jue Sep 09, 2010 4:31 am


-No hay nada peor y mas peligroso que un ingenuo con iniciativa y ellos tienen mucha.- Expresó seriamente Froilán viendo las acciones de el más grande Demonio de todo el Middangeard –La oscuridad es la solución final, ellos han destruido el orden divino al inundarlo todo con palabrerías baratas, han ensuciado nuestra esencia se han atrevido a revelarse contra la propia.- expresó perdiendo su vista por el mirador, casi amanecía y le era imposible salir de día. Lo único que odiaba de su condición vampírica era eso, no poder salir de día, mas no renegaba de lo que era muy por el contrario se sentía orgulloso de ser un chupa sangre como el mismo los denominaba.

Escuchaba con atención las palabras de Astheriom quien pudo localizar aquellas entidades de luz, aquellos que contaminaban todo lo que tocaban. Nunca se había encontrado con uno personalmente pero esperaba con ansias esa oportunidad, no obstante tendría que esperar a la guerra. –Mi hermana dice que cada uno de ellos tiene una misión, Lezael con el que ha tenido contacto es el encargado de guiar a los recién nacidos y llenarlos de estúpidas alucinaciones de un ídolo falso como lo es esa basura.- expresó refiriéndose a Elentari. La reacción de Astheriom tomó por sorpresa a Froilán, en el tiempo que tenían de conocerse jamás había sido testigo de una ínfima demostración del gran poder que el Demonio Mayor poseía, y francamente no es que fuera miedoso pero prefería estar en una posición segura cuando aquello pasara. -¡TU!- escuchó Alexey dando un pasó atrás, no por miedo quizás pero si por sorpresa y por el despliegue de energía que podía sentir, era algo admirable, nunca había sentido energía tan pura, tan oscura.

Al escuchar su nombre Froilán hizo lo que todo soldado haría ante su superior, poner doblar la pierna y poner la rodilla derecha en el piso bajando a su vez la cabeza en señal de respeto y admiración. Escuchaba con atención la sonora y fuerte voz de mando que Astheriom tenia, todas sus palabras resonaron por doquier, quizás pensaba Alexey incluso pudieron ser escuchadas lejos de ahí. –La semilla de la duda ha sido sembrada en ella señor, su piel y su alma deseaban tanto ser poseídas, que estuvo a punto de flaquear. Mas las oraciones del que ella llamó Ithariel fueron escuchadas por el patético brillo en su interior y la hicieron reaccionar, no necesitaré de mucho esfuerzo para hacerla mía y después corromper su alma. Será una gran victoria -. Froilán levantó la mirada para fijarla en Astheriom quien parecía poseído, una leve sensación de incomodidad se posesionó de Alexey, Elentari había intervenido en sus energías al grado de afectar la de ambos. Haciendo una mueca de molestia como si hubiera comido algo que le cayera mal se levantó, manteniendo la cabeza gacha, pues esta vez no se encontraba ante su Camarada Astheriom, si no que estaba con un gran militar quien poseía por merito propio el titulo de ser el Demonio Mayor.

-Permítame darle alguna información señor, mi hermana en conjunto con dos Demonios menores fuertes, recias y sádicas. Así también tengo una gran aliada en Arcadia, es una de mi raza, tiene múltiples títulos militares y se que se unirá a nuestro ejercito en batalla.- Tras el largo letargo de Astheriom habría que buscar nuevamente a los Demonios y a aquellos seres de Oscuridad poderosos, rastrear a toda aquella energía oscura con ansias de resurgir de entre las cenizas del olvido, quitándose la lapida de olvido que Elentari y sus hijos pusieron sobre ellos. –Le propongo hacer un consejo de guerra cuanto antes, ellos solo esperan un error, una pequeña provocación para lanzar todo su poderío sobre nuestras cabezas. Mas esta guerra debe ser corta, recuerde que la victoria rápida es el principal objetivo de la guerra. Debemos vencer y salir reforzados.- Froilán se acercó a Astheriom viéndole directamente a los ojos –Con una buena organización y un frente unido realmente, dándole a cada uno su lugar y despertando el coraje y el poder de la oscuridad que habita dormido en el interior. Venceremos.- finalizó.

Poniéndose en Firmes hizo un saludo militar –Le recomiendo reunirse cuando pueda con Roderich, esta guerra tardará en planearse, y la invasión nos llevará mucha estrategia.- fueron las ultimas palabras “serias” que Froilán expresara. De pronto su expresión afable regresó. –¿Puedes brindarme un lugar donde descansar este día?, como sabes de día no puedo hacer gran cosa y aún debo partir hacia tierras nórdicas, no sin antes ir a Ostmark por algunas cosas.- cuando los sirvientes se aparecieron para llevarlo a un lugar donde pudiera descansar, Froilán hizo una reverencia a Astheriom ofreciéndole una sensación de nobleza y lealtad no solo para el si no para la misma oscuridad que ambos servían. –Muchas gracias por tu hospitalidad, nos veremos pronto camarada.- se despidió respetuosa y amigablemente alejándose hacia el lugar de reposo.



Off: Man me dijo la Cat que ya urgía cerrar tema, ya fue mi último para este tema, nos vemos a mi regreso de Asgard. Gracias muy chido rol la neta.

avatar
Froilan2811

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 09/08/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El regreso de un soldado

Mensaje por « Sebastian Goro ♏» el Sáb Sep 11, 2010 10:22 pm

Asthériom
No tuvo que siquiera mencionar palabra alguna, el simple asentir de su rostro basto para que volviera a presentarse el guardia que se había retirado con anterioridad, esperando la retirada de Froilán, para conducirlo al refugio en el cual pasaría aquella noche.-No es aconsejable que permanezcas más tiempo acá, Ivanov. Pronto se alzaran los rayos del sol...- se levanto de su gran trono, aun con ambos parpados juntos, ocultando aquel terrible castigo recibido, el cual aun ardía como si sus ojos estuviesen expuestos al fuego mismo; mas su expresión había retomado su particular serenidad. -Me encargare de que los peones se muevan acorde a nuestros designios- Sonrió sutilmente, denotando aquella característica diplomacia viciosa y turbulenta que solía mostrar a los demás. -Encárgate de darle a nuestro huésped un buen lugar donde pasar el día y procura ser amable, ¿no querrás decepcionarme también tu, verdad?- susurro al guardia sin apartar su mirada del vampiro. El soldado asintió energético e indico el camino a Froilán "Por acá, señor".

El recorrido de la escalera fue tan corto como el ascenso, aquella era la voluntad del demonio, el amo y señor de aquella infinita estructura. Una vez abajo, el soldado condujo al No-vivo por las calles del ostentoso y decadente reino alto; hasta llegar a una gran mansión, la cual fue desalojada inmediatamente por orden el soldado como orden de su Señor Asthériom. Cinco esclavos y rehenes, recién atrapados, se le llevaron como ofrenda a las pocas horas. Así fue como el gran duque vampírico se retiraba de la Torre de la Eternidad, el refugio ancestral de la gran estrella oscura de Abaddon. Mucho tiempo este encuentro se había aplazado y nuevamente, entre ambos, uno futuro acababa de acordarse... uno que seguramente conllevaría las más crueles y desesperanzadoras noticias sobre aquel devastado mundo. Las tinieblas habían salido de su refugio y habían comenzado a extender sus mortíferas garras por la blanda y suculenta carne de los puros...

~Sufran... oh, pobres criaturas-
_________________________________________________________________________
Froilán, al contrario, el placer y gusto ha sido todo mio. Mis saludos, mi estimado. Espero tengamos otra oportunidad de jugar nuevamente.

_____________________________
« Ficha Bôjak || Ficha Asthériom || Panel de relaciones »
"Some fools are beyond salvation"
avatar
« Sebastian Goro ♏»
Multijugador

Mensajes : 368
Fecha de inscripción : 24/07/2010

Personaje
Raza: Demonio Mayor || Uruk.
Titulo: Demonio Mayor de Caymo Abaddon || La Destrucción, miembro del Azote.
Trabajo: Miembro del triunvirato demoníaco || General de guerra y líder de horda.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El regreso de un soldado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.